Tobias: El juego que el tiempo olvidó

¿Cuánto puede tardar una persona en crear un videojuego? Tiempo, dinero, esfuerzo y “vida real” son elementos fundamentales para tratar de responder a esa pregunta, pero en el caso de Tobias and the Dark Sceptres, su desarrollador Adam Butcher lo hace sin titubear: Trece años. Después de trece largos años, el juego ha sido terminado. Y esta es su historia.

Todos conocemos muy bien el término vaporware, y no nos tiembla el pulso al aplicarlo. En nuestra posición de consumidores, lo mínimo que esperamos de un producto anunciado es que salga al mercado. El vaporware va mucho más allá del software, pero el mundo de los videojuegos tiene algunos ejemplos históricos. Duke Nukem Forever fue el hazmerreír de la industria durante quince años, y cuando vimos el resultado final, la conclusión fue unánime: Debió haberse quedado como vapor. Quien está jugando de forma muy peligrosa con el concepto de vaporware es Valve. Por momentos, es como si la compañía se negara a asumir que necesitamos una conclusión para la historia de Gordon Freeman y compañía. Sin embargo, estos son nombres mediáticos, expuestos. Es imposible contar la cantidad de juegos que fueron anunciados, planeados, compartidos, y nunca terminados. Aún así, hay excepciones. Una de ellas es Tobias and the Dark Sceptres, convertido en un avatar de dedicación y perseverancia.

 

Juegos indie hay en todas partes, y sin dudas Tobias califica hoy como un juego indie, pero cuando su creador Adam Butcher comenzó a trabajar sobre él (usando nada menos que el casi mitológico Multimedia Fusion), la categoría ni siquiera existía. De hecho, tampoco había Facebook, Twitter o YouTube. Podría haberlo abandonado como a otros juegos, pero Tobias se convirtió en algo así como una misión. Problemas técnicos, demasiada ambición, un exceso de atención al detalle, y una buena dosis de ignorancia retrasaron a Butcher durante trece largos años. Hoy, Tobias está terminado.

Su historia aparenta ser relativamente sencilla: El Caos ha sido traído de regreso al mundo, y es el deber de Tobias, como defensor del bien y su señor, combatirlo a puro espadazo. Tal y como lo explica Butcher, Tobias and the Dark Sceptres se desplaza de menor a mayor. Los primeros niveles son los más antiguos del desarrollo, y supuestamente, nuestra paciencia será recompensada. El juego puede descargarse sin cargo del sitio oficial, y a modo de soporte, los jugadores tienen la opción de comprar el soundtrack del juego, que sigue un esquema de “paga lo que quieras”. Creo que voy a darle una oportunidad este fin de semana. ¿Qué opinas?

The post Tobias: El juego que el tiempo olvidó appeared first on Neoteo.