Artista cuestiona el modelo económico de Spotify

En una crónica publicada en el periódico británico The Guardian, el ex vocalista de Talking Heads, David Byrne, se refiere en duros términos a la industria del streaming de música, que a su juicio constituye “el tiro de gracia para la industria de la música”.

Como información de fondo señala que el tema “Get Lucky”, de Daft Punk, se convirtió en un hit del verano boreal, al alcanzar en Spotify las 104.760.000 reproducciones hasta fines de agosto. Esto resultó en el pago de US$ 13.000  para cada uno de los integrantes de la banda. Aunque no se trata de una suma despreciable, es preciso recordar que se trata de un título que tomó mucho tiempo componer, y cuantiosos recursos para grabar en un estudio profesional, observa Byrne.

“Sólo migajas”

Según Byrne, el auge del streaming de música, en servicios como Spotify es, en realidad, una mala noticia para los artistas. Byrne recurre al ejemplo de Daft Punk para ilustrar que incluso aquellos artistas que consiguen un alto número de reproducciones de sus títulos musicales reciben a cambio sólo migajas.

Byrne admite que la mayoría de los artistas viven de sus conciertos, y que las grabaciones de sus discos ya no tienen la importancia de antaño.

Asimismo, acota que un gran número de artistas consideran Spotify y otros sistemas de pago más bien un canal mercadotécnico que les permite publicitar todo tipo de mercancías, como asimismo invitar a conciertos y otras actuaciones.

Habiendo dicho lo anterior, Byrne cuestiona que los músicos no reciban una compensación justa por el trabajo realizado en los estudios de grabación, planteando la vez sus temores de que a futuro esta situación merme la producción de nuevos álbumes y la innovación musical.

Spotify, encaminada al monopolio

Aunque actualmente hay competidores de Spotify, Byrne teme que esta empresa comienza a perfilarse como un actor monopolista. “No hay dos Facebook, ni tampoco dos Amazon. El mercado de Internet se trata sobre el dominio y el monopolio”, señala Byrne en su crónica.

Ilustración: David Byrne, fotografía de Alterna2 (con licencia de Creative Commons)